jueves, 15 de mayo de 2014

Reseña "La mujer del viajero en el tiempo"

Hola bloggeros. Ha pasado un tiempo desde que no os hablo de libros (cosa que es algo así como un crimen para mí), así que aquí estoy de nuevo.
He estado terriblemente desconectada del mundo últimamente, sobre todo porque he tenido momentos muy ñoños, no sé por qué. Debo tener una época de tontuna sensiblera, pero en fin, esa tontuna me llevó hace un par de semanas a volver a ver una peli muy bonita pero también muy triste, que hacía mucho que no veía: "Más allá del tiempo". Sabía que estaba basada en un libro, y de repente tuve unas ganas terribles de leer dicho libro, así que lo pillé y me puse a ello. Lo acabé el viernes pasado, y aquí os traigo mi crítica personal: como es costumbre, aviso por si acaso de que soy una bocazas y por tanto la crítica contiene SPOILERS.


  
Sinopsis:
Clare y Henry son, aparentemente, una pareja de lo más normal. Sin embargo, si les preguntas cómo se conocieron a cada uno por separado, puede que lo que te respondan te resulte un poco chocante. ¿Por qué? Porque, mientras que Clare conoce a Henry desde que tenía seis años, la primera vez que Henry la ve a ella, él tiene veintiocho años y ella, veinte. Imposible, diréis. No puede ser.
Pero sí, sí puede ser.
Porque Henry sufre un trastorno genético que le provoca viajar involuntariamente en el tiempo, sin ningún tipo de control: no puede saber cuándo se irá, a dónde se irá, o cuánto durará su ausencia. Sin embargo, a pesar de este pequeño problema, que le ata continuamente a revivir los grandes sucesos en su vida una y otra vez, Henry trata de construirse una vida junto a Clare, el amor de su vida, quien no puede hacer otra cosa que esperar y rezar por que regrese a salvo cada vez que él se marcha. A lo largo de los años, Clare y Henry luchan por mantener su relación y llevar una vida lo más normal posible, a pesar de que el tiempo no se lo podrán nada fácil y tendrán que superar diversos obstáculos a lo largo del camino...

Mi opinión:
Por desgracia, yo había visto la película antes de leer el libro (algo que no me gusta y que últimamente me pasa con demasiada frecuencia). Por tanto, ya sabía cómo acababa; no deparaba grandes sorpresas, pero eso no quiere decir que no haya disfrutado la lectura. Todo lo contrario, el libro me enganchó bastante, algo que achaco a que yo estaba de un humor bastante deprimente. Estaba un poco tristona, y un libro tristón y agridulce era precisamente lo que me venía que ni al pelo.
"La mujer del viajero en el tiempo" es un libro muy bonito, pero bonito en el sentido de que puedes llegar a llorar como una magdalena con él (la autora es bastante bruta en ocasiones, como el accidente de Annette DeTamble, la madre de Henry, y amputándole los pies al pobre hombre, por ejemplo). Sufres leyendo el libro, y lo digo en serio, especialmente en la segunda mitad, cuando empiezas a ver lo muchísimo que realmente pueden llegar a sufrir Clare y Henry, lo horrible que es conocer los horrores y el dolor que te depara el futuro y saber que no puedes cambiarlo. Sólo puedes sentarte a esperar, vivir el poco tiempo que tienes. Es una historia preciosa, pero también muy agridulce y cruenta, como la vida misma. La forma de tejer la historia de Niffenegger (no os imagináis lo que me cuesta escribir su apellido ¡y ya no digamos pronunciarlo!) es realmente peculiar, entre el pasado, el presente y hasta el futuro. Los viajes en el tiempo de Henry son de lo más curioso.
También hay muchísima filosofía en el libro, muchísimas cuestiones que puedes plantearte acerca de la libertad de elección, las ausencias de Henry y la continua espera de Clare, el destino, incluso.
La escritora presenta una vida en la cual conoces las cosas de antemano, a pesar de saber que no puedes cambiarlas. Resulta un poco deprimente si lo miras desde ese punto de vista. Creo que si yo fuera Clare o Henry, me habría vuelto loca.

El libro está dividido en tres partes:
La primera, acerca de Clare y Henry antes de casarse, tanto el pasado de ella con él (un pasado que, en su presente, él aún no ha vivido) como su presente. Esta es mi parte favorita, la más feliz y tranquila para la pareja. Los viajes (y la espera, que son dos caras de la misma moneda, puesto que una conlleva la otra) no son tan angustiosos, y parece que esta es una de las pocas veces en las que la vida les sonríe.
La segunda, acerca de la vida de casados. Esta es bastante más dura, más desgarradora: los abortos de Clare, el dolor de ambos, y la inevitable muerte de Henry, al final, y que además es preanunciada. Ya sabes que Henry va a morir, sólo puedes leer y esperar a saber cómo, y eso es totalmente doloroso. Si el lector es avispado, ya sabrá desde la primera parte cómo muere Henry, y eso sólo lo hace más horrible. También hay un gran rayo de luz en esta parte: el desafío de Clare a lo estipulado por el tiempo y lo que Henry piensa que es inevitable, que culmina con el nacimiento de Alba, una de mis partes favoritas en la novela.
Y por último, la tercera parte, tras la muerte de Henry y la vida de Clare tras ello. Esta fue la parte que me decepcionó y me cabreó un poco. Henry, consciente de su próxima muerte, deja una carta a su querida Clare en la cual le pide que deje de esperarle, que viva...pero le habla de un momento en el futuro, en el cual se encontrarán de nuevo. Como siempre, no le dice cuál.
Pero vamos a ver, alma de cántaro, conociendo a Clare, sabes que vivirá esperándote continuamente, y si encima le das esa esperanza, se pasará toda su vida esperando que aparezcas (como, efectivamente, hace). ¡Haberle dicho la fecha o no haberle dicho nada! ¡Sabes que ocurrirá de todas formas, porque ya ha ocurrido!
No es algo muy brillante por parte de Henry, desde luego.

En cuanto a los personajes, aparte de Henry, Clare, y si acaso, Alba, no experimentan un gran trasfondo, pero son muy importantes por la forma en la que influyen en la vida de la pareja protagonista.
Henry y Clare (Abshire) DeTamble, la pareja principal. Alrededor de su amor gira la historia, de hecho, son ellos los que la cuentan en primera persona. Ambos me parecen unos personajes terriblemente realistas, y la verdad es que durante la lectura los quise mucho a los dos. Yo sufría con ellos, y el final me parece desgarrador para ambos. Pobre Clare, toda su vida esperando a Henry. Y pobre Henry, cuando parece que todo le va más o menos bien...batacazo. Una auténtica lástima, después de todo lo que han pasado, que acabe así. Lo único que me molesta es que se resigne. Se resigna a morir, así por las buenas, aunque tampoco le culpo por no saber qué más hacer. Yo no lo sabría.
Y Clare, ella da nombre al libro, ella es el pilar de la historia, no Henry. Es fuerte, pero siento muchísima lástima por ella. Sólo puedo decir, olé tú, Clare.
Alba, la hija de ambos que también tiene el mismo trastorno genético que su padre, me deja patidifusa, la amé muchísimo durante el libro, tanto en el presente como en el futuro. Es un amor de cría, y me sorprende que no esté traumatizada por todo lo que ha vivido: puede viajar en el tiempo, ve a su padre sufrir una depresión cuando le amputan los pies, se entera por una versión de sí misma que él morirá (de hecho, le ve morir, disparado y desangrándose en el suelo), y ve a su madre sumirse en un agujero de dolor cuando Henry muere. Sólo con cinco añitos, la pobre criatura. De verdad que me pregunto si eso de viajar en el tiempo es sólo uno más de sus súper poderes, porque vamos...
Hay varios personajes secundarios que influyen mucho en la novela y en la pareja, pero la verdad, la única que me llegó mucho fue la señora Kim. Los demás, honestamente, ni me iban ni me venían; me caían bien o mal, me daban lástima, según para lo que estuvieran pensados, pero no calaron en mí de forma profunda. Cumplían su papel y ya está.
Hubo un personaje que me sorprendió y para mal. Gómez, el amigo de Clare y marido de su mejor amiga (Charisse), que está loco por ella y se pasa toda la puta novela esperando a que Henry se aparte del camino para poder meterse en sus bragas. Ah, pero mientras tanto, se casa con Charisse, quien evidentemente le quiere, a pesar de que conoce sus sentimientos por Clare (más tonta es ella por quedarse), y tienen tres hijos. Debió de parecerle una bonita forma de pasar el tiempo. Menudo pedazo de cabrón. Le odié mucho, pero que mucho. No me lo esperaba, porque eso en la película se lo comen (sólo dan pistas acerca de sus sentimientos), y me cae hasta bien. Decepción total.
Bueno, odié también al padre de Clare y a su hermano, más que nada porque aparentan ser perfectos y eso me da mucho por saco. Ah, y matan a Henry. Eso también influye en mi valoración.

Conclusiones finales y mi nota particular:
Siendo honesta, el libro me gustó, pero me dejó una sensación agridulce de dolor en el paladar cuando lo acabé. Creo que me gustó porque, en el fondo, sabía cómo acababa, e iba prevenida. Si lo hubiera leído sin saber nada, creo que no me habría gustado, porque pienso en el final (Henry muerto, Clare destrozada y tratando de reconstruir las piezas de su vida, una vida que siempre ha girado bastante alrededor de Henry, a la vez que le sigue esperando, y Alba huérfana de su padre tan pequeñita, por mucho que le visite y él a ella) y me parece una auténtica putada, de lo más doloroso que puede haber. Eso fue lo que me pasó con la película. No es malo en abosoluto, de hecho, el libro es muy bueno en cuanto a cuestiones filosóficas, amor, dolor y pérdida, pero yo tengo debilidad por los finales felices.
Niffenegger narra muy bien, no se hace pesado, y eso es un punto a favor.
La historia es preciosa y peculiar, original, pero muy triste. Henry y Clare tienen, a mi parecer, una de las historias de amor más bonitas que he visto.
Si buscas un libro con un final feliz, en el que los personajes recojan el bien que siembran, éste no es. Acabarás llorando.
Yo tenía un mal rato y me lo leí por ello; me ayudó a dejar escapar lágrimas que no conseguía sacar, pero tú podrías acabar terriblemente deprimido, si vives los libros como los vivo yo.

Mi nota para "La mujer del viajero en el tiempo" es:
8/10