viernes, 18 de abril de 2014

Reseña de anime "Ao no exorcist" ("Blue Exorcist")


Hey bloggeros!!
Espero que estéis pasando una semana santa entretenida o, por lo menos, tranquila y que lo estéis pasando bien. La mía está siendo todo un alivio, el soplo de aire fresco que necesitaban mis pulmones; este trimestre se me ha hecho eterno, parecía que no se iba a acabar nunca, y los últimos días iba por el instituto que parecía una zombie. Cuando por fin llegaron las vacaciones estaba que no me lo podía creer (y encima soleadas y con calorcito, algo que en semana santa es todo un logro). ¿Y a qué me estoy dedicando esta semana santa? Pues en teoría debería estar poniendo mis tareas de clase al día, pero eso es la teoría. En la práctica, la cruda realidad es que estoy más vaga que de costumbre (¡y eso ya es decir muuucho!) y me he dedicado a la devoción más que a la obligación. Y ha caído "Blue Exorcist", un anime que había empezado hace años, había aparcado y me moría por seguir (y acabármelo, dicho sea de paso). Anoche, después de un maratón hasta las tantas de la mañana (jeje, soy mala, lo sé) me lo acabé, y hoy os traigo mi crítica. Como siempre, porque sabéis que me encanta soltar todo lo que se me pase por la cabeza, contiene SPOILERS así que si no queréis saber qué ocurre ya podéis huir.


Info general:
"Blue Exorcist" ("Ao no exorcist" en japonés original) es un anime basado en el manga de Kazue Kato, publicado por primera vez en 2009. El anime sigue los tres primeros arcos del manga, pero a partir del episodio 18 se desvía de la historia original. Consta de 25 capítulos y, en teoría, está finalizado (a no ser que decidan seguirlo, cosa que no me importaría lo más mínimo). Actualmente, el manga continúa siendo publicado.

Sinopsis:
A sus quince años, Rin Okumura no tiene claro nada en su vida. Al contrario que su hermano gemelo Yukio, quien es un brillante estudiante, tímido y amable, Rin se ha pasado la mayor parte de su vida metido en peleas y pasando olímpicamente de las reglas, sin ningún propósito en la vida. Eso cambiará cuando un "buen" día, Rin descubra por accidente que posee un poder peculiar; es capaz de envolver su cuerpo en llamas azules. Esto le llevará a descubrir que, en realidad, es hijo de una mujer humana y un demonio. Pero no de un demonio cualquiera, no, sino del mismísimo Satán, Rey de Gehenna (el infierno). En cuanto Rin despierta sus llamas azules, Satán aparece para llevarlo consigo a Gehenna; sin embargo, el padre adoptivo de Rin, el Exorcista Shiro Fujimoto, se lo impide sacrificando su propia vida en el proceso. Ante la tumba del que él considera su verdadero padre, Rin hace una promesa: se convertirá en exorcista y pateará personalmente el trasero de Satán.  

 
Mi opinión general:
Como la mayor parte de animes que he visto, este me lo pusieron mis tías por primera vez hace unos dos años (más o menos), en casa de mi abuela. Tengo que reconocer que cuando empezó el primer capítulo me quedé con cara de ¿pero-qué-coño-me-habéis-puesto?, principalmente porque al principio salen sacerdotes rezando en plan secta y siendo poseídos por Satán, que los va achicharrando en llamitas azules. Vale, sí, suena muy chungo. Y encima yo, que no le tengo especial aprecio a la iglesia y soy más bien atea, pues me quedé un poco igual. Pero en cuanto salió Rin, él me ganó por la manga. Es un personaje con tanto magnetismo desde el momento en el que sale por primera vez, que no podía hacer otra cosa que ver por dónde seguía la cosa. Me vi unos cuantos y lo aparqué, supongo que porque se me juntaban muchas cosas y no tenía tiempo. Seguí con el manga una temporada, pero también lo aparqué, por los mismos motivos.
Y finalmente, cuando me acabé SAO el mes pasado, eché un vistazo a mi disco duro y vi que tenía Blue Exorcist entero, y que no me lo había acabado (crimen de pena capital). Me dije a mí misma "chica, esta semana santa este cae". Y ha caído.
Tuve que volver a empezarlo, porque me acordaba de las cosas muy vagamente, y tengo que reconocer que no me enganchó tanto como suelen engancharme. No me malinterpretéis; me ha gustado, y mucho, pero al principio no engancha demasiado. Los dos primeros capítulos son muy intensos y luego empieza a bajar un poco el ritmo, hasta que Rin se adapta a la Academia y todo eso. Menos mal que luego lo recupera bastante bien, porque si no...
También tengo que reconocer que iba un pelín mosca porque sabía que en cierto momento se desviaba del manga y luego no tenía nada que ver con la historia original, y eso me asustaba, porque por lo general, me jode muchísimo que hagan cosas así. Me daba bastante miedito que se cargasen la historia. Pero me llevé una grata sorpresa; vale, sí, no siguen la línea del manga, pero lo acaban de una manera estupenda a mi modo de ver. La batalla del final, para mí, es espectacular. Lo único que me molesta es que no sé si continuarán con el anime (posiblemente no), y yo quiero que lo sigan.
Por supuesto, es un shonen, con lo cual tiene peleas muy buenas (Rin-Amaimon la revancha, que a mí me encantó, y la final para cerrar el portal, por supuesto, que también es muy buena).
En cuanto a la banda sonora, creo que es la primera vez que un ending me gusta más que un opening (el primer ending, "Take off" es buenísimo, tiene un ritmo muy pegadizo). Me fastidió que me lo cambiaran, porque el segundo ending es malo de narices. Pero como un pecado. Menos mal que el segundo opening es bueno, que si no ya me la lían ("¡Al carajo con este destino!", me encanta esa parte XD).

Personajes:

Personajes principales

Cómo no, son unos cuantos, y como siempre en estas reseñas, os hablo de los que a mi parecer destacan más en la historia.
Rin y Kuro
Empiezo con el protagonista, Rin Okumura, quien, como no podría ser de otro modo, es mi personaje favorito en la serie. Tiene todos lo elementos que me gustan en un personaje, todo lo necesario para enamorarme. Es rebelde, impetuoso, terco, siempre metido en líos, un "chico malo". Y un amor de personaje. Sí, es un amor, porque por muy chico duro que parezca, tiene un lado tan dulce, tan divertido y tan infantil que es imposible no quererle. Rin es ese tipo de personaje que es muy complejo por la cantidad de matices que tiene, su conflicto interno entre su naturaleza mitad humana, mitad demoníaca (que por mucho miedo que le tengan otros por ser hijo de Satán, a mí me encanta, me parece que es lo que le hace tener tanto magnetismo). Se lanza de cabeza al peligro sin pensar las cosas, y si está implicado alguien que le importe en el asunto, pues apaga y vámonos. Puede que de vez en cuando meta la pata y sea algo torpe, pero se esfuerza en hacerlo lo mejor posible. Simplemente le adoro; creo que hasta tengo un "pequeño crush" en él (vamos, que yo quiero un Rin en mi vida). El tío es sexy (está literalmente que arde), divertido, un amor, ¡y encima cocina!

Rin y Yukio
Por otra parte, Yukio, su hermano, es un sosaina. Cierto que tiene momentos divertidos por ahí perdidos, pero a veces le sale esa venita de Don Perfecto al que dan ganas de pegar. Siento que le falta algo, pero no sé qué es exactamente. Y además, para ser un exorcista tan bueno y un genio, es bastante tonto en ciertos momentos (se sube a un tren y decide ayudar al tío siniestro que le dice de buenas a primeras que es su abuelo, cuando ha pasado de ellos 15 años y que le enseña armas de destrucción masiva. Pues eso, muy inteligente, porque el colega se lo cree). No sé muy bien qué pensar de Yukio, porque encima como es tan bipolar, hay una personalidad suya que me cae bien (la que da todo por Rin, es simpático y tiene la vena graciosilla) y una que me cae mal (la de el señor perfecto y puedo hacerlo todo yo solo pero en el fondo me dejo manipular).
En cuanto a los secundarios, tengo secundarios a los que he adorado a lo bestia, empezando por Kuro. Este gato demoníaco me encanta, es tan tan...achuchable. Me parece una monada, divertido y con carácter. Y esa vocecilla que tiene, como está ahí para Rin...me encanta.Y cuando se pone a luchar en plan serio, cuidadito con el gato jajaja. De hecho, con el cachondeo, le pedí a mi mejor amigo un Kuro para mi cumple (sobra decir que me mandó a freír espárragos XD).
Siguiendo con los secundarios que adoro, Shura Kirigakure queda en un lugar alto también, aunque la tía podía taparse un poquito. Es sarcástica y vacilona, poderosa y encima tiene mala leche, lo cual la convierte en uno de esos grandes personajes a los que te encanta ver cuando llegan a salvar el día. Es una cachonda, creo que es con la que más me he reído en el anime. También queda cerca el padre adoptivo de los hermanos, Shiro Fujimoto, que aunque sale poco físicamente, está muy presente a lo largo del anime, ya sea en los gemelos (que de gemelos tienen el blanco de los ojos), en Shura o en Kuro. Para finalizar con los secundarios que adoro, quedan Ryuji Suguro ("Bon" pa los amigos), el máquina que lo hace todo bien y se exalta con facilidad (yo creo que por eso me gusta, por los prontos que tiene de vez en cuando) y Renzo Shima, el payaso despreocupado, otro con el que me he reído bastante.
Ahora entramos con los que se quedan casi en terreno neutral; no me han calado de forma espectacular, pero tampoco me caen mal. Aquí entran Konekomaru Miwa (joder con el nombrecito del colega), Kamiki Izumo (la tía de las cejas raras, que yo creo que de tan borde que es, me cae hasta bien sólo porque luego muestra una faceta un poco más cercana), el director de la Academia Mephisto Pheles (al que no logro calar del todo y no sé qué pensar de él, pero sí que está loquísimo) y Amaimon, el medio hermano de Mephisto, Rin y Yukio. Amaimon sí que está fatal de la azotea. Pero de tan mal que está, me hace mucha gracia.
Luego está Shiemi Moriyama, que es la típica chica pánfila de anime. No hay mucho que decir de ella, principalmente porque lo que más hace es curar de vez en cuando y gritar "¡Rin! ¡Yuki-chan!" Y así todo el día. Es un personaje que a mí, ni fu ni fa tirando a-me-caes-mal-porque-eres-una-petarda-pánfila. A veces no la soporto y me entran ganas de sacudirla, a ver si piensa un poquito más de vez en cuando.
En cuanto a los antagonistas, pues tenemos a Satán, del cual hablan mucho, pero que realmente sólo jode la pava en un par de episodios (aunque cuando se pone a joder la pava, lo hace a lo grande el muy desgraciado) y Ernst Frederik Egin, el abuelo de los gemelos, cuyas intenciones no es que sean malas, pero los medios sí (además de que es un subnormal profundo obsesionado). ¿¡Sacrificar a mi Rin por esto!? Mira, que te cojo de los cuatro pelos que te quedan y te arrastro por toda la Academia hasta el foso de los cocodrilos (y si no hay foso, pues ya construyo yo uno, hombre). Qué asco me daba el colega, es que le cogía y le hostiaba hasta quedarme a gusto. Tres cuartas de lo mismo con el nuevo Paladín, Angel, que de ángel sólo tiene el nombre. El tío va en plan "oh, soy muy guay y muy poderoso y muy listo" y luego es más imbécil que mis narices. Menos mal que luego ayuda (¡oh dios mío, hace algo ÚTIL!), porque si no...
Luego está la madre de los gemelos, Yuri Egin, que la lía bastante parda a pesar de estar muerta. No me cae mal en sí, está un pelín loca y su forma de actuar deja un poco que desear (aunque sus ideales no sean del todo malos), pero creo que era una forma de hacer a Satán un poco más "humano". ¿Si funciona? Para mí, no demasiado, no porque sea un demonio, sino porque le veo incapaz de amar, aunque me descoloca un poco que intente fusionar Assiah (el mundo humano) con Gehenna porque era el sueño de Yuri. En fin, me quedaré con ese reconcome jajaja.

Conclusiones finales y mi nota particular:
En resumen, "Blue Exorcist" es un buen anime, con un argumento peculiar y entretenido. El mérito no se lo lleva sólo la historia, sino también los personajes; son unos personajes bastante bien definidos, y que evolucionan bien a lo largo de la serie: se les coge cariño. Te ríes, lo pasas mal y te emocionas en las peleas, (cuando Rin desenvaina la espada en el campamento para salvarlos de Amaimon, a mí casi me da un algo de la emoción). Tiene un principio muy intenso, luego baja un poco el ritmo, pero se recupera después y vuelve a cogerlo para terminar en un final bastante bueno.
Ah, y tiene a Rin. Rin es una razón de peso para verlo ;).
Tal y como os he dicho antes, me preocupaba que cagaran el final al desviarse del manga, pero mis miedos no se confirmaron; el final es muy bueno, podría perfectamente haber estado en el manga. Y como me ha gustado bastante, les perdonaré que me cambien la historia, algo que en circunstancias normales NO perdonaría.
Si os gustan las peleas y las historias poco convencionales, con un personaje principal con magnetismo, os lo recomiendo.
Mi nota para "Blue Exorcist" es:
9/10

Sayonara bloggeros!!  Os dejo con esta imagen de Rin en una escena que me hizo muchísima gracia, y, bueno, porque amo a Rin (no se había notado, ¿verdad? :P)