viernes, 25 de octubre de 2013

Días grises

Hola bloggeros.
Llevo un tiempo sin pasarme por aquí, sorry, pero es que he estado un poco liadilla con un montón de cosas...
Bueno, ¿qué tal lo lleváis?
Espero que mejor que yo, porque llevo un día asquerosito. El típico día de todo-está-oscuro-y-no-me-sale-nada-bien-quiero-atizarle-a-algo-y/o-alguien.


Supongo que os habrá pasado alguna vez pasarte toda una tarde hincando codos para un examen como una idiota para que luego llegue el examen, te quedes en blanco y no te salga nada.
Especialmente cuando son muy largos y ves que escribes, escribes y escribes y no acabas, y te están metiendo prisa. A lo cual tú piensas "¡me cago en la puta, pues no hagáis los exámenes tan largos, cojones!"
¿De verdad no se dan cuenta de lo cabrones que son? Una acaba por pensar que lo hacen por hobby...
¿Pero es que los profesores no tienen nada mejor que hacer en su tiempo libre que ponerse a pensar nuevas formas de joder a los alumnos donde más duele?
Bleg.
Pues con eso a primera hora, ya os podéis imaginar que todo el día para el arrastre. Encima lloviendo y con lo que deprime no ver la luz del sol, levantarte y salir y que sea de noche...por lo menos a mí me deprime.
Y ver a una amiga que lo está pasando francamente mal y no poder hacer nada por ella, ni siquiera animarla...jode mucho. Duele en lo más hondo, mucho más que una mierda de examen o que cualquier cosa. Duele en el alma, especialmente no saber qué hacer por ella...

En fin, habrá que intentar acabar este día asqueroso de la mejo forma posible, con el único lado bueno de que es viernes. Así que ahora me pondré un capítulo de "Bleach" hecha una jodida bola en mi cama o en el sofá (iba a estudiar o adelantar deberes, pero que le den a todo) y luego saldré con mis amigos, que de tan payasos que son, son los únicos que pueden salvar este...ya no sé ni cómo llamarlo.
Ains, nos vemos bloggeros, ya os contaré acerca de mis peripecias...
Sayonara.

jueves, 10 de octubre de 2013

Reseña de manga: "Mi anaranjado atardecer"

Hey bloggeros, vuelvo a la vida, al menos relativamente.
Llevaba muchísimo tiempo queriendo hacer una crítica de manga o de anime, pero tengo un pequeño problema; todos los animes que me estoy viendo aún están en emisión o no me los he terminado, por lo que la reseña que hiciera tendría que ser parcial. Aún me estoy planteando si lo haré o me esperaré a acabarlos (por ejemplo, cuando acabe "Naruto", mi anime favorito o "Bleach", otro de mis favoritos, cuando yo me acabe el anime).
En fin, tenía ganas de hacer una reseña de anime o manga, pero como tenía este problemilla no lo he hecho antes. Finalmente, he decidido inaugurar mis reseñas de manga/anime japonés con un manga cortito y que leí hace poco, porque mis tías se lo compraron entero en la última japan: "Mi anaranjado atardecer" (sí, el título es cursi de cojones, pero es lo que suele pasar cuando traducen del japonés. En japo queda muy chulo y cuando lo traduces se te queda cara de "¿en serio?", pero en fin...). Aviso por siaca, puede contener SPOILERS.
Ahí vamos:

Ficha:
Título original: Hôkago Orange
Autora: Kyoko Kumagai
Tomos (estado de edición): 5 (cerrada)
Género:  Shojo


Sinopsis:
Natsumi Sakurai, hermana menor del anterior capitán del equipo de atletismo de su instituto, acaba de entrar en el equipo y no está muy contenta que digamos con Yoku, el sucesor de su hermano como capitán, ¡y ya no digamos con su forma de entrenar!. Nuestra protagonista no puede entender cómo ayudará al equipo de atletismo el jugar al fútbol o al baloncesto a todas horas, pero el bajito capitán parece creer todo lo contrario y, como buen espécimen masculino que es, se niega a darle a nadie explicaciones de por qué hace lo que hace. Natsumi desconfía de que Yoku sea un buen sucesor de su hermano hasta el momento en el que le ve practicar el salto de altura, su especialidad, y se da cuenta de que todos los extraños entrenamientos del capitán tienen una lógica (rarita, pero una lógica). Pese a ser bajito (y muy bajito), Yoku tiene unas habilidades sorprendentes en el salto, y una vez que Natsumi le ve saltar, ya no puede quitarle los ojos de encima...ni sacarle de su corazón.
Así, Natsumi y Yoku comienzan la carrera de sus vidas, que consistirá en tirar del equipo hacia delante y dejarse la piel para entrar en los nacionales mientras intentan averiguar qué sienten el uno por el otro.
Complicado, ¿eh?
Pues para ponerlo aún peor, entrará en escena Koshi, un capullo redomado, antiguo miembro del equipo y que competirá con Yoku por todo...y absolutamente todo.


Mi opinión:
Os vais a encontrar opiniones de todo tipo sobre este manga por la red.
Que si es muy  malo, que si los personajes son muy planos, que si el dibujo muy bueno pero la historia deja que desear, que no, que es muy bueno y todo eso que siempre vemos.
Bueno, yo voy a daros mi modesta opinión: a mí me ha gustado bastante por no decir mucho.
Me ha parecido un buen manga, entretenido y con algún momento divertido, aunque no es para partirse de la risa como otros que he leído. Admito que me gusta sobre todo porque es muy light; no resulta pesado, se lee rápido, y porque soy bastante romanticona (aunque me vaya más la sangre, tortazos y espadas, y todo eso en los mangas y animes, soy muy shonen). Es uno de esos mangas que puedes coger en un rato de aburrimiento para convertirlo en un buen rato.
Fue a mí a la primera a la que le llamó la atención en la japan: no había leído ningún manga tipo deportivo ni nada parecido, y el dibujo me pareció bonito. Así que venga, a la aventura, lo cogí y me lo leí en prácticamente nada, tres tomos por la noche y dos por la mañana (no seguí por la noche básicamente porque me dormía). Engancha, a mí me resultó adictivo y me dejó un buen sabor de boca, con ganas de querer leérmelo otra vez (aunque la historia plus me dejó un poco...igual, de estas veces que piensas, "pues vale". Me hubiera gustado que la autora se expandiera un poco más con el futuro de Natsumi, Yoku y Koshi en vez de eso, pero en fin...).
Me gusta la historia, que no me parece nada forzada, el amor que se desarrolla entre Natsumi y Yoku y cómo avanza a lo largo de la serie; los momentos cómicos, que dan un momento de ligereza entre el drama.
Agradecí muchísimo el hecho de que no hubiera relleno y se fuera directamente a la historia que nos ocupa (el sueño de todo Otaku, poco relleno y mucha chicha jajaja), y me chocó el hecho de que Natsumi no llegara a las competiciones finales, no en el mal sentido, sino porque al ser la protagonista ya me esperaba algo del tipo "Buah, se convierte en una crack y gana en la competición", y no. Se agradece que nos enseñen que aunque te resbales tienes que levantarte y seguir luchando para llegar a una meta; no importa que no lo consigas a la primera, lo que importa es que no te rindas (representado en Natsumi al final del manga, cuando se reúne con Koshi y Yoku para la competición). Otra cosa que me gustó: ¡por fin chica más alta que chico! Biiiien jajajaja. Es una tontería, pero a mí me hizo gracia en ciertos momentos. Bueno, eso antes de que el colega pegue un pedazo de estirón y dos años después mida un metro ochenta y pico...o por ahí.

En cuanto a personajes, bueno, sólo se le da importancia a los tres principales, el triángulo amoroso Natsumi-Yoku-Koshi (éste un poco fuera de lugar, porque sus sentimientos no son correspondidos en ningún momento). Como os decía arriba, he visto en blogs que los clasifican de "planos": yo no pienso eso.
Maduran, crecen, aprenden y se enfrentan a decisiones y a decepciones a lo largo del manga; tienen un pasado que influye en su presente. Para mí, plano es Caperucita Roja (aunque después del análisis filosófico de mi "queridísimo" profesor de Filosofía ¡ya no sé si es plana o qué cuernos es!)
En fin, volviendo al tema, mi personaje favorito es, por supuesto, un chico,Yoku, en este caso.
Me gusta su diseño (aunque hay otros que me gustan muchísimo más) y me chocó en el mejor de los sentidos el hecho de que fuera tan bajito (¿qué pasa, sólo las chicas somos enanas?), pero sobre todo me gusta su carácter. Es cabezota, tenaz, gruñón, persistente, lo da todo por su equipo y adora a Natsumi; la quiere con locura y aún así no le tiene trato especial en el equipo. Todo un capitán, el muchacho. Además, Yoku tiene algo. No sé qué es, pero lo tiene; algo que me hace preferirle a él por encima de Koshi (aunque éste último tenga un diseño más sexy).
Tengo que admitir que me sorprendió mucho que fuera tan...espabilado en cuanto a ir más allá del besuqueo (mi reacción fue más o menos tipo de "¡joder con el puritano!"), aunque al final se dé cuenta de que no está preparado. Me gustó desde la primera página, me gustó durante el trancurso del manga, y me gustó aún más al final. Suerte de Natsumi, en mi opinión.
Natsumi, por otra parte, es harina de otro costal. Es bastante pavisosa, dan ganas de pegarla bastantes veces, y es una llorona, pero por lo menos se levanta cuando cae (con alguna que otra ayuda, pero se levanta), cosa que no puedes decir de otros personajes femeninos de mangas y animes. La verdad es que no me cae genial, pero tampoco le tengo asco. Posiblemente, si el manga hubiera seguido, se lo habría cogido, porque me pasa siempre, pero tal y como acaba, no me cae mal. Es sólo poco espabilada, la muchacha.
Podría ser mucho peor, por lo tanto, quedo en buenos términos con ella. En cuanto a diseño, no es un pibón monumental, lo cual se agradece bastante. Es mona, pero no para caerse de espaldas.
Y nos vamos al último vértice de este triángulo, Koshi.
Tengo algunos problemas para clasificar a Koshi.
Al principio del manga, cuando es un cabrón sin remedio, me caía fatal. Le tenía asco, asco puro.
A medida que se va enamorando y va madurando, me va cayendo mejor, aunque con bastantes altibajos en ciertos puntos. No es hasta los capítulos finales cuando por fin le cogí el punto; la verdad es que queda ahí, en el aire, y me da hasta un poco de penita, pero no llego a quererle con locura como tanta otra gente (por lo que he leído en otras reseñas). Es un buen personaje, con una evolución curiosa, y, como con Natsumi, también quedo en buenos términos con él, especialmente como personaje cómico. Como personaje cómico me gusta, y mucho. Tiene una vena graciosilla que me hacía esbozar una sonrisa de vez en cuando, y eso es algo que valoro en un personaje. En cuanto a diseño, es un cañón. Es total, muy guapo, un "bad boy" en toda su esencia.

Una cosilla que quiero destacar y que no es ninguna tontería: en un momento dado del manga, de hecho, al principio, Yoku y Koshi enseñan a Natsumi que la mejor forma de correr es con la espalda recta, sin torcerse, y usando los músculos del abdomen. Y parece coña, pero desde que me lo leí, me acuerdo y lo hago yo misma; desde entonces, corro mejor. ¡Para que luego digan que el manga no tiene aplicaciones prácticas! ¡Zasca!

Conclusiones finales y mi nota particular:
Bueno, recapitulando:
Es un buen manga, entretenido, dibujo bonito y con argumento bastante bien hilado.
¿Que no es el mejor de los mejors? Ni por asomo.
¿Que no es una maravilla maravillosa? Pues no.
Pero es un buen manga, al menos en mi opinión.
En mí consiguió su objetivo, que fue entretenerme, engancharme, que me gustaran la historia y los personajes y que me dejara un buen sabor de boca.
Es un manga de un ratito, pero un buen ratito.
La verdad es que la autora se toma unas libertades para con la realidad cuando Yoku salta dos metros y pico con su altura, pero bueno, es ficción, y leemos para evadirnos de la realidad, yo por lo menos.
Si os aburrís un día y os apetece un poco de amor con dosis de deportes, yo os lo recomiendo.

Mi nota para "Mi anaranjado atardecer" es:
8/10

Os dejo con las portadas del manga. ¡Sayonara, bloggeros!